Artista argentino se solidariza con Palestina

A través del arte, Gustavo Calvet visibiliza la lucha y la resistencia de los palestinos ante el continuo asedio israelí.

Ciudad de México, 15 de mayo (MaremotoM).- Desde muy joven, el argentino Gustavo Calvet comenzó a expresarse artísticamente a través de dibujos y pinturas, inspirándose en el cine y la música. Pero no fue hasta varios años después que el artista oriundo de Buenos Aires incursionó en el mundo del arte.

Calvet cuenta que, a sus 20 años, mientras aún era estudiante de Comunicación Social, asistió a una charla en el departamento de Historia del Arte de su universidad, donde el artista Patricio Larrambebere destacó el rol que el arte puede desempeñar en la investigación de problemas sociopolíticos.

Este evento expuso una serie de obras que exploraban la decadencia de Argentina durante el gobierno neoliberal de 1990. En ese entonces, el ex presidente Carlos Menem introdujo reformas económicas en gran escala, privatizando servicios públicos y atando el peso argentino al dólar estadounidense. La inversión extranjera redujo la inflación y aumentó la producción, pero condujo al desempleo masivo.

Calvet recuerda cómo este tumultuoso periodo llevó a la industria y las fábricas del país a la “extinción”. La nación latinoamericana pasó a experimentar su peor default en la historia y alrededor de 5.2 millones de personas quedaron sumidas en la pobreza.

“Ese fue un punto de inflexión para mí”, afirma Calvet en diálogo con TRT World y relata que esta experiencia, que tuvo lugar antes de que comenzara a producir sus primeras obras, lo ayudó a reflexionar sobre el rol que el arte puede desempeñar en la visibilización de problemas sociales.

Gustavo Calvet
Varios vecinos se sumaron a pintar el mural. (Foto cortesía de Gustavo Calvet)

Así fue que su primera serie de pinturas exploró aspectos descuidados del paisaje y la identidad en torno a su hogar en Moreno, en las afueras de Buenos Aires. Luego, su siguiente trabajo, “Interiormente”, incluyó elementos metafísicos y reflexivos, más en línea con el surrealismo.

“Algunas obras contenían mensajes tales como la desigualdad de clase y la pobreza generada por el sistema capitalista, basado en las acciones repetidas de gobiernos a merced de la clase burguesa”, detalla el artista.

Hoy se ve a sí mismo como un artista que trabaja a partir del “bricolaje”, es decir, que depende de los recursos que encuentre disponibles para sus proyectos.

“Indago en diferentes formas de expresarme: esencialmente es una búsqueda donde el mensaje (y) el contenido importan más que la forma o el estilo”, detalla Calvet y añade que, a veces, esto implica explorar estilos artísticos contradictorios, con el fin de lograr transmitir mayor emotividad. El artista asegura que esto conduce a un mensaje “más directo” en sus obras.

Durante los últimos tres años Calvet ha vinculado su obra artística con su activismo, convirtiéndose en miembro del partido político argentino Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST).

Gustavo Calvet
Calvet pinta su mural en Moreno, Buenos Aires. (Foto cortesía de Gustavo Calvet)

Denunciar el genocidio

El MST tiene presencia en toda la Argentina y se ha solidarizado con la lucha de los palestinos ante la ocupación israelí.

Desde el ataque de Hamás del 7 de octubre, Israel ha lanzado una invasión terrestre y una campaña de bombardeos indiscriminados a través de las cuáles asesinó a alrededor de treinta mil palestinos.

En este marco, Calvet afirma que, tanto él como otros miembros del partido, están “en plena solidaridad” con los palestinos en Gaza. El MST, junto a varias organizaciones y movimientos sociales, se ha manifestado en las calles de Buenos Aires para denunciar la situación, marchando hacia el Congreso con una gran bandera palestina.

Mientras subraya la naturaleza imperialista del sionismo, el artista afirma que no es una guerra, tal como muchos medios de comunicación convencionales intentan retratarla: en cambio, el artista la denomina “genocidio de mujeres y niños”.

Afirma que, durante las elecciones presidenciales, muchos argentinos se vieron influenciados por la representación mediática de los acontecimientos en Gaza y por las declaraciones del presidente de extrema derecha, Javier Milei. Recientemente, el líder argentino consolidó su posición con viajes a Israel y Estados Unidos.

Calvet siente que la narrativa de los medios convencionales omite la realidad de la “ocupación” israelí de larga data. “Lo que está sucediendo es un genocidio y limpieza étnica por parte del Estado sionista de Israel, obviamente respaldado por potencias mundiales capitalistas-imperialistas que respaldan la ocupación y el terrorismo estatal”, manifiesta.

Por eso, Calvet cree que solo los medios de comunicación alternativos son los que reflejan todo el peso del ataque en Gaza. Destaca el “trabajo notable” y el sacrificio de los reporteros en el terreno en medio de las “barbaridades” cometidas hacia los niños que, según él, no se han visto desde capítulos tan oscuros de la historia como la Segunda Guerra Mundial.

Te puede interesar:  No quedan palabras que puedan hacer justicia al pueblo de Gaza

En este sentido, subraya que, al igual que en otras partes del mundo, se debe educar al público sobre lo que está sucediendo en Gaza. “Creo que el pueblo argentino es solidario; solamente necesitamos generar más conciencia”, asegura.

A nivel personal, Calvet cuenta que ha estado al tanto de la cuestión de Palestina desde su juventud. Sin embargo, profundizó en el tema más adelante, tras asistir a diversas charlas de solidaridad donde figuras prominentes del país alzaron su voz respecto a la limpieza étnica que comenzó en 1948, cuando las milicias sionistas desplazaron por la fuerza al menos a 750 mil palestinos para establecer el Estado de Israel.

“Profundicé mi activismo participando con mis colegas en actividades para crear conciencia, especialmente saliendo a las calles en Buenos Aires para exigir que el Gobierno argentino rompa relaciones con Israel”, explica Calvet.

Gustavo Calvet
Mural de Calvet en Moreno, Provincia de Buenos Aires. (Foto cortesía de Gustavo Calvet)

La solidaridad palestina, reflejada en el arte

Un mes después del inicio del ataque israelí a Gaza, conmovidos por lo que estaban viendo, Calvet y sus colegas decidieron plasmar “el genocidio” en un mural.

Así fue como dieron comienzo a este proyecto en el barrio natal del artista, en el partido bonaerense de Moreno. Eligieron las escaleras de una de las estaciones de tren más frecuentadas, con la idea de llegar a muchas personas y poder generar conciencia sobre los eventos ocurridos a más de doce mil km de distancia, en Oriente Medio.

A medida que la imagen comenzaba a tomar forma, personas de diferentes ámbitos, incluyendo maestros, trabajadores de la salud y vecinos, se unieron al proyecto y colaboraron con la pintura.

Otras personas se involucraron en la causa, repartiendo folletos y materiales informativos sobre los eventos en Gaza.

En este sentido, Calvet explicó que el grupo decidió utilizar la imagen de un niño palestino mirando a una cámara. “En el mural buscamos representar a alguien que observa y cuestiona lo que está viendo”, destacó, en referencia a la destrucción del tejido social de Gaza.

En la imagen, el niño lleva el pañuelo conocido como kufiya -utilizado tradicionalmente por miembros de la comunidad palestina, y que hoy día se ha transformado en un símbolo de la identidad y resistencia de este pueblo-, y levanta su mano hacia el cielo mientras ondea una bandera de Palestina. El mural está acompañado por una frase que pide por una Palestina libre.

Además, en el mural está presente la idea de la esperanza en medio de la profunda desolación, según explica Calvet, ya que el niño está girando en dirección a la puesta de sol para “ver la luz del amanecer”.

El artista manifiesta que el significado más profundo del mural se basa en la idea de que la paz surge de la derrota del “opresor” imperialista, allanando el camino para la construcción de un Estado palestino.

“El trabajo permanece intacto hasta el día de hoy y la imagen llegó a personas en todo el mundo”, expresó, en referencia a cómo esta obra se volvió viral a nivel internacional en las redes sociales.

El artista asegura que, junto a sus colegas, continuará denunciando a quienes apoyen a Israel, como el gobierno de Milei.

“Nos solidarizamos y apoyamos a la resistencia (palestina) y su lucha por la autodeterminación de su pueblo. Y también repudiamos cualquier acto de complicidad llevado a cabo por muchos gobiernos, como el argentino, que apoyan la matanza indiscriminada perpetrada por el estado sionista de Israel”, dice Calvet.

Mientras que los palestinos en el sur de Gaza pasan hambre constantemente y sufren las consecuencias de su desplazamiento forzado, el deseo de Calvet es llegar a ellos mediante su arte y acercarles un mensaje de esperanza.

El artista está decidido a llegar a más personas a través de sus pinturas y transmitirles la barbarie que enfrentan los palestinos. “La resistencia en medio de tanta oscuridad es lo que mantiene la esperanza. El arte es un medio para expresar y crear conciencia”, concluye.

 

FUENTE: TRT WORLD / Original aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*