Abuelas de Plaza de Mayo

Cierran el programa Madres de la Plaza y ya no buscarán los nietos robados por la Dictadura

El cierre del programa de las Madres de Plaza de Mayo tiene que ver con la negación de los derechos humanos por parte del gobierno de Milei, dijo experto a DW. TV Pública habló de “renovación de la programación”.

Ciudad de México, 5 de julio (MaremotoM).- El programa de la Televisión Pública argentina Madres de la Plaza, de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, que se emitía los sábados por la mañana desde hace 16 años, fue cancelado por las autoridades designadas por el Gobierno de Javier Milei en el marco de la intervención de medios públicos por un año (Decreto 117/2024).

La intervención tiene como objetivo, según el gobierno, realizar una auditoría, e incluye a empresas de medios del Estado: la agencia estatal Télam y la empresa Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado (RTA S. E.), que administra Televisión Pública (antes Canal 7), Radio Nacional, Canal12 TV Pública Regional y el servicio de Radiodifusión Argentina al Exterior (RAE).

Derechos Humanos en la cultura argentina

El programa de las Madres de Plaza de Mayo es una producción pagada por Televisión Pública, que se inscribe dentro de la Política de Memoria, Verdad y Justicia de Argentina, la que continúa, a través de diversos programas culturales y políticos, con la tarea del esclarecimiento de los crímenes de lesa humanidad de la última dictadura militar. En vista de ello, ¿por qué el gobierno de Milei cierra el programa “Madres de la Plaza”, y cuáles son los alcances de esta decisión?

A solicitud de DW, el subgerente de Relaciones Internacionales y Prensa de TV Pública, Gustavo Ríos, respondió por correo electrónico: “La decisión es parte de la renovación de la programación del canal. Así como a fin del año pasado no se renovaron lo contratos de la mayoría de los artistas que tuvimos en pantalla durante el año pasado, el contrato del programa de las Madres se cumplió y la decisión fue no renovarlo”. En enero de 2024, la nueva gestión implementó también otros recortes presupuestarios en la TV Pública, como la suspensión de noticieros de la medianoche y los fines de semana.

“La medida confirma el lugar que ocupan en la agenda del gobierno de Javier Milei los derechos humanos, que es básicamente nulo”, dice Martín Becerra, profesor de la Universidad Nacional de Quilmes, de la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET, en entrevista con DW. “Ellos tienen un prejuicio sobre la garantía de los derechos humanos que está en el ADN de la identidad política del actual gobierno”. Eso no fue así durante el ”gobierno derechista de Mauricio Macri”, señala, y aclara: “Esto no es una opinión mía, sino casi una descripción: para el actual gobierno argentino, la reivindicación de los derechos humanos es una aberración”, critica.

Radio y Televisión Argentina (RTA), creada por la Ley de Medios

RTA S. E. fue creada tras la sanción de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, o ley de medios, el 10 de octubre de 2009, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que reemplazó a la Ley de Radiodifusión instituida en 1980 por la dictadura militar. La ley de medios dio impulso al pluralismo en los medios públicos: en el directorio de RTA estaban representadas las minorías parlamentarias.

A pesar de esos avances, “cabe aclarar que Televisión Pública es un medio estatal que no es comparable con los medios públicos europeos. No solo en Argentina, sino en toda América Latina, los medios gestionados por los Estados tienen una injerencia gubernamental mucho mayor que en Europa a la hora de definir la programación”, indica Becerra, doctor en Ciencias de la Información y experto en Cultura y Medios.

Sin embargo, “desde la recuperación del régimen constitucional, en 1983, y hasta ahora, la programación de las emisoras de televisión y radio tenían en común la defensa de los derechos humanos”, señala.

¿Medida aislada o parte de una estrategia negacionista?

¿Es este el primer paso de una estrategia para tirar abajo las conquistas culturales y de derechos humanos de estos últimos 40 años de democracia en Argentina? “Ojalá que no, pero claramente, eso va a depender de la sociedad y de su representación política”, dice Martín Becerra.

“Para quienes crecimos defendiendo los derechos humanos, primero en dictadura, y más tarde, consolidando este valor, esta medida se inscribe dentro del dogma de este gobierno, que es ‘sálvese quien pueda’: cada individuo es una unidad separada del resto, y no existe ningún agregado social que vaya más allá”, sostiene.

Además de su programa en TV Pública, la emblemática organización de las Madres, cuenta con su propia radio (Somos Radio AM 530), una universidad (Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo) y un programa infantil.  “Milei nos saca de TV Pública, pero NO podrá movernos de la Plaza”, escribe la asociación en su página web.

Intervención de canales educativos y culturales

La intervención de los medios gubernamentales incluye también a la empresa estatal Contenidos Públicos S. E. Esta nuclea al canal cultural Encuentro, a DeporTV, al canal infantil Pakapaka y a la plataforma audiovisual Cont.ar. Además, la intervención también incluye al canal y plataforma online Educ.ar, que dependía del Ministerio de Educación (ahora Secretaría de Educación del Ministerio de Capital Humano). Encuentro y Pakapaka llegan por televisión abierta de manera gratuita al público, y su material es usado por las escuelas para la enseñanza.

“Toda esas políticas de medios, sostenidas por distintos gobiernos a lo largo de la historia argentina, permiten que esos medios tengan presencia federal, con corresponsales en todas las provincias argentinas. Los únicos medios que hacen eso son los medios del Estado argentino”, refiere.

Te puede interesar:  ¿Buscas una escapada llena de lujo? Nobu Hotel Los Cabos es el lugar indicado

El interventor de los medios públicos es Diego Martín Chaher, y el interventor adjunto, Diego Sebastián Marías. Ambos son abogados, y su objetivo es” achicar” y hacer “más racional” a los medios estatales, según fuentes de RTA a La Nación. Javier Monte fue designado presidente interino de RTA.

El proyecto de la llamada Ley Ómnibus de Milei preveía la privatización de los medios del Estado. “En Argentina, además, la cultura, el cine, se mantienen gracias a la inversión estatal, lo que puede ser raro a ojos europeos”, aclara Becerra. “Y lo dramático de este gobierno es que no tiene meramente un posicionamiento ideológico, todo tiene que estar centrado en el mercado y la traducción material de eso es una política cultural, y decidir la exclusión del programa de la Madres de Plaza de Mayo es toda una señal, fuerte, simbólicamente importante, más allá de que no haya sido un programa de audiencia masiva”.

Abuelas de Plaza de Mayo
Las abuelas, tan queridas en Argentina. Foto: Cortesía

“Necesitamos que nos acompañen”

Organismos de derechos humanos, agrupaciones culturales, sociales y políticas y diversas personalidades reclamaron en la Plaza de Mayo por la continuidad de la búsqueda de los nietos y nietas y de las políticas de memoria. A continuación, el documento de Abuelas que compartimos en el escenario.

Sin embargo, hoy viernes, salió el decreto del gobierno de Milei, quien eliminó la Unidad de Búsqueda de Niños desaparecidos en la dictadura.

Queridos amigos y amigas, qué conmoción estar en esta ronda.

Casi medio siglo atrás, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, con miedo y en soledad, empezamos a caminar en círculo alrededor de esa Pirámide. Lentamente, junto con la sociedad, entre todos aportamos a la construcción democrática, en paz, sin odio. Impulsando y exigiendo a cada gobierno políticas públicas que garantizaran Memoria, Verdad, Justicia y derechos para nuestro pueblo.

Por eso volvemos aquí, a nuestro lugar de protesta, donde nos ayudamos entre nosotras, con la lucha de casi 50 años a cuestas por nuestros desaparecidos, por nuestros bebés robados, con el corazón abierto, sin violencia, porque el Gobierno nacional está destruyendo todo lo que hemos construido para esta búsqueda.

Las políticas de derechos humanos de la Argentina son admiradas por todo el mundo, que nos ve como un país que pudo acceder a la verdad con juicios ejemplares, con campos de concentración convertidos en Espacios para la Memoria, para educar a las nuevas generaciones en los valores democráticos y para que los crímenes atroces cometidos por el Estado terrorista no se repitan. Políticas para que no se roben bebés, para que se proteja a las infancias.

La búsqueda de los bebés robados es un consenso en nuestra sociedad. Hoy mismo estamos en vilo por el desesperado caso de un niño desaparecido y exigimos a todos los poderes del Estado que se pongan detrás de esa búsqueda. Es un deber del Estado y es un derecho de la familia del niño. Esto es así, el Gobierno no puede desinteresarse.

Estos consensos los construimos con todos los gobiernos democráticos. Con Alfonsín, que impulsó la CONADEP, que nos escuchó y que permitió la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos.

Con Carlos Menem, que aprobó la creación de la Co.Na.DI. como auxiliar de la justicia para investigar los casos de posibles hijos de desaparecidos y ordenar los análisis al Banco de Datos Genéticos.

Con De La Rúa, que permitió una campaña publicitaria masiva para convocar a jóvenes con dudas sobre su origen.

Con Néstor y Cristina Kirchner, que le dieron un impulso como nunca antes a la búsqueda y a todas las políticas de memoria.

Durante el gobierno de Macri, el Estado continuó con la búsqueda, como corresponde con una política pública, que debe trascender gestiones. La gobernadora bonaerense de entonces, Vidal, fue quien realizó el traspaso de la ex Comisaría Quinta de La Plata, donde nacieron y fueron apropiados varios nietos. Hoy funciona allí un Espacio para la Memoria que todos los días recibe a escuelas de la ciudad que van a conocer la historia.

La Comisaría Quinta es uno de los más de 300 Espacios y Sitios de Memoria que hay en el país, otra política reconocida en el mundo, como lo demuestra la declaración de la ex ESMA como Patrimonio de la Humanidad, y que el Gobierno quiere destruir.

Ningún gobierno democrático, hasta hoy, puso en cuestión la búsqueda de niños y niñas desaparecidas.

Desde Abuelas hemos impulsado la Convención Internacional por los Derechos del Niño, que protege a todos los niños del mundo. La Co.Na.DI. es el órgano del Estado encargado de velar por el derecho a la identidad de nuestros niños y niñas.

Somos Abuelas que salimos a reclamar por nuestros seres queridos y somos parte de una construcción colectiva. Sostenemos el reclamo de los que ya no están, y venimos a esta plaza a defender esta lucha de tantos años. Y cuando no esté ninguna de nosotras, el pueblo va a seguir viniendo.

Necesitamos que nos acompañen. Por nuestros nietos y nietas, cuyas familias los buscan hace 46 años. Por nuestras infancias. Por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Por la democracia, por el presente y por el futuro.

Por nuestro derecho a protestar. ¡Libertad a los presos por luchar y por manifestarse!

Y por el derecho de vivir en paz.

El Nunca Más es hoy.

El Nunca Más nos une.

La búsqueda nos une.

Fuente: DW y Abuelas de Plaza de Mayo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*