Danza Butoh

Inmarcesibles | La vulnerabilidad como potencia política y estética

Danza butoh en el Museo Universitario del Chopo. Dúo de danza butoh con dos de las exponentes más destacadas de su generación: Guyphytsy Aldalai y Aura Arreola. La pieza tendrá funciones los días 16, 17 y 18 de febrero en el Foro del Dinosaurio del Museo Universitario del Chopo y un conversatorio el 15 con las artistas. El sábado 17, la función contará con el acompañamiento musical de Fernando Vigueras, artista sonoro y compositor

Ciudad de México, 6 de febrero (MaremotoM).- Tras su estreno en el Festival Internacional de Danza de Jalisco 2022, de su gira en Japón y en el Encuentro Nacional de Danza 2023, Inmarcesibles, de las coreógrafas y performers Aura Arreola y Guyphytsy Aldalai se presenta por primera vez en la Ciudad de México en el Museo Universitario del Chopo, un espacio que acoge nuevamente esta disciplina después de organizar, junto con el Laboratorio Escénico Danza Teatro Ritual (LEDTR), distintas ediciones de Cuerpos en Revuelta: Festival Internacional de Danza Butoh en América Latina, del cual Aura es co-curadora y co-fundadora.

Te puede interesar:  Con una película de animación arranca el 27 Festival de Cine de Málaga

La vulnerabilidad como potencia política y estética es una de las propuestas de este ensayo coreográfico que se propone como una contrapedagogía de la crueldad (Rita Segato) y se construye a partir de la relación íntima entre Guyphytsy y Aura, dos de las exponentes más destacadas de su generación.

Danza Butoh
Inmarcesibles se presenta por primera vez en la Ciudad de México. Foto: Cortesía Leo Cortés

Las funciones serán los días 16, 17 y 18 de febrero en el Foro del Dinosaurio del recinto universitario. El sábado 17 les acompañará en el escenario el músico y compositor Fernando Vigueras, quien también realizó el diseño sonoro de la pieza. Además, se realizará una charla previa el día jueves 15 en donde las artistas compartirán parte de su proceso creativo.

La creación coreográfica y la danza butoh como lenguaje común, son un dinamismo deseante, una reconfiguración tenaz cuyos límites entre ficción y realidad se erosionan. Una intimidad radical que se teje frágilmente –parafraseando la conocida metáfora de la danza butoh–, entre dos cadáveres que intentan ponerse de pie.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*