Franz Kafka

Las transformaciones de Gregorio Samsa

La metamorfosis es un libro memorable. Una lectura iniciática para todas las edades. La transformación de Gregorio me marcó. Si despertara siendo una cucaracha, ¿aún me invitarían al club de lectura? Lo dudo.

Ciudad de México, 21 de febrero (MaremotoM).-Tengo la certeza de que siete mexicanos leyeron La metamorfosis de Franz Kafka durante las últimas dos semanas. Este texto fue propuesto por el escritor y librero Miguel Márquez, integrante del club de lectura al que asisto quincenalmente. Quiso discutir con el resto del grupo su teoría de las tres transformaciones de Gregorio Samsa.

La obra fue escrita en alemán y publicada por primera vez en 1915, mismo año en que Sigmund Freud escribió el ensayo clínico Duelo y Melancolía. En el México de los años setenta, fue lectura obligatoria en el Colegio de Ciencias y Humanidades, según Miguel. En mi época, la primera década del 2000, Aura, de Carlos Fuentes era requisito para aprobar la materia de redacción.

Pese a que el próximo año cumplirá 120 primaveras, La metamorfosis se mantiene vigente por sus ideas y su forma, más que por su narrativa. Ha sobrevivido la crítica literaria, marxista, existencialista y feminista. Envejeció bien.

Las transformaciones de Gregorio Samsa
Las transformaciones de Gregorio Samsa. Foto: Cortesía

Además, Kafka sintetizó en Gregorio Samsa, el viajante de comercio que, tras un sueño intranquilo, despierta en su cama convertido en un monstruoso insecto, la historia natural de la melancolía. También, vaticinó el holocausto y “la epidemia del siglo XXI”: la depresión.

Te puede interesar:  Resorte, más vivo que nunca en una República Zombie: Gabriel Queso Bronfman

La historia de los Samsa guarda varios secretos a sus lectores: ¿Por qué se transformó en insecto y no en cisne? ¿Tenía forma de escarabajo o ciempiés? ¿Por qué nadie buscó ayuda? ¿Conspiraron contra Gregorio?

Los integrantes del club de lectura especularon sobre la teoría de las transformaciones. Se discutió sobre los cambios que experimentó Grete Samsa, hermana de Gregorio, y los de su padre, el señor Samsa. Ninguno acertó. La teoría va hacia otro lado.

Según Miguel Márquez (spoiler alert), la tragicomedia kafkiana contiene tres transformaciones: la primera, corresponde a la metamorfosis de Gregorio; la segunda, al empequeñecimiento del insecto y, la tercera, su muerte.

Desde esta perspectiva, es posible que Kafka leyera el capítulo “de las tres transformaciones del espíritu” del Übermensch, de Friedrich Nietzsche, y le pareciera una exageración metafísica. Curiosa coincidencia: Franz Kafka nació en 1883, año en que Nietzsche publicó Así habló Zaratustra.

La metamorfosis es un libro memorable. Una lectura iniciática para todas las edades. La transformación de Gregorio me marcó. Si despertara siendo una cucaracha, ¿aún me invitarían al club de lectura? Lo dudo.

Comments are closed.