Mónica Ojeda

LIBROS DE LUNES | Chamanes eléctricos en la fiesta del sol, de Mónica Ojeda

Luces, sombras, músicos y poetas, chamanes, brujas y cantos de los muertos, se encuentran en esta historia sobre la soledad, el abandono y la reconciliación, sobre la muerte y la supervivencia, sobre el caos y las leyendas de Los Andes, sobre el silencio y el lenguaje de las montañas, sobre sus habitantes y los dioses antiguos, sobre el amor y el odio.

Ciudad de México, 13 de mayo (MaremotoM).- Me gusta la literatura que te estruja la mente y que se mete en tu cabeza a dar vueltas vertiginosas. La literatura que incluso después de terminar el libro se queda ahí y que te recuerda a un sueño. Eso pasa con Chamanes eléctricos en la fiesta del sol (Random House), la última novela de Mónica Ojeda, catalogada dentro del género del Gótico Andino, donde se puede ver la fuerza de una narrativa profundamente poética, cuyos elementos bastan por sí solos para crear universos que habitan en cada uno de los personajes.

Luces, sombras, músicos y poetas, chamanes, brujas y cantos de los muertos, se encuentran en esta historia sobre la soledad, el abandono y la reconciliación, sobre la muerte y la supervivencia, sobre el caos y las leyendas de Los Andes, sobre el silencio y el lenguaje de las montañas, sobre sus habitantes y los dioses antiguos, sobre el amor y el odio.

Mónica Ojeda plasma con facilidad una realidad psicodélica que late más allá de las páginas, una metamorfosis onírica con toques de tragedia lideradas por Noa y Nicole, quienes deciden escapar de sus vidas en Guayaquil, para asistir a un festival de música electrónica llamado Ruido solar, en las faldas de uno de los volcanes de los Andes.

Te puede interesar:  Gaza: El dique humanitario flotante es bienvenido, pero insuficiente
Mónica Ojeda
Editó Random House. Foto: Cortesía

Su encuentro con las cantoras, los bestiarios y los demonios, con las marabuntas, los pájaros y los caballos salvajes que conforman una escena dotada de fuego y emociones irradiantes, transformaran el resto de sus vidas. Los enteógenos son la herramienta para recordar a los personajes presencia en el aquí y ahora. Liturgias y llantos, decorados con el polvo de las estrellas y los latidos de los no nacidos se conjuran para comunicarse con los muertos: “Cuando llevas hongos en la sangre un ojo se abre dentro de tu tálamo y llora. Un ojo gordo de cíclope: negro y absoluto. Por fuera yo sonreía, pero mi ojo interior lloraba, no de tristeza sino de exceso.”

Esta es una novela sobre jóvenes en busca de su identidad al son de la electro cumbia, hijos que buscan al padre ausente y se aferran a la esperanza de entender los motivos que tuvo para irse, en primer lugar y los que tuvo para nunca volver, en segundo.

La obra se encuentra en físico en cualquier librería del país y en su versión digital.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*