Mónica Maristain

Los mexicanos ejemplares, de Mónica Maristain

Yo sé que esto último no te agrada por el contrario te enoja y preocupa. Bueno así es la vida, lo sabes bien. “No sé qué es lo que está pasando en Argentina”, adviertes en un video un tanto confundida, dices que Calamaro es un “rockero fachista” y que ahora los jóvenes tendrán que aprender qué es la derecha en el poder.

Guadalajara, Jalisco, 3 de diciembre (MaremotoM).- Querida Mónica Maristain, maestra, colega pero sobre todo amiga. Dices en el libro que hoy presentamos que hace 23 años que dejaste tu país, Argentina y que el exilio te gusta.

En estos 23 años en que no has estado en Argentina, han pasado muchas cosas por allá, pero estos últimos años han sido telúricos; por un lado la muerte de Maradona, el triunfo de la selección de Messi y la victoria de Javier Milei.

Yo sé que esto último no te agrada por el contrario te enoja y preocupa. Bueno así es la vida, lo sabes bien. “No sé qué es lo que está pasando en Argentina”, adviertes en un video un tanto confundida, dices que Calamaro es un “rockero fachista” y que ahora los jóvenes tendrán que aprender qué es la derecha en el poder.

Digo todo esto porque mientras leía tu libro Los mexicanos ejemplares (UNAL) a la par, seguía la transmisiones de lo que pasaba en Argentina entre Massa y Milei. Son tiempos, me parece, de autocrítica y de preguntarnos por qué llegamos hasta aquí, las cosas siempre tienen dos caras.

Mónica Maristain
Los mexicanos ejemplares, editado por la UANL. Foto: Cortesía / Albert Aranda

Así que leía tu libro de entrevistas, mi primera idea sobre el libro era más que pensar en que reúnes a una serie de personaje mexicanos destacados en sus áreas, son más bien especímenes que podrían ser todos diferentes entre sí, es decir, son varios tipos de mexicanos, varios ejemplares vistos desde una mirada aguda como es la tuya.

Me sucede que contigo la mínima conversación sacas la nota, “el jícamo de las cosas”, como diría un amigo, y puedes incluso poner en encrucijada al que responda a alguna de tus preguntas, pero ya sé que no es intencional, así eres y eso está bien, porque sabes escuchar y esto es lo que podemos leer en tu libro.

No hay personajes espectaculares hay humanos hablando de sus oficios que los pueden hacer singulares o no (Cecilia Suárez, Saúl Hernández o Francisco Barrios “El Mastuerzo”). Aquí hay conversaciones muy apasionadas reconstruidas por tu vena de escritora cotidiana.

El periodismo, el fútbol, el cine, la salud y la enfermedad están ahí desdobladas en la voces de otros en otro lugar, en el que eres una extranjera, pero tan extranjera que eres mexicana, diría más bien que eres Messi-cana, con doble “s”.

Mónica Maristain
Editó la UANL. Foto: Cortesía

Llegaste con el nuevo siglo a México y no te fuiste de vuelta hace años con ese reseteo en un antes de antes que sufriste y que incluso tuviste que tomar la decisión de no venir a la FIL de Guadalajara número 30.

Así lo escribí en una nota publicada en la revista Replicante, el 4 de diciembre de 2016:

En el Stand JJ7 del Área Internacional de la Feria se anuncia que el viernes 2 de diciembre la también autora de doce libros tendría una sesión, a las cinco de la tarde, para firmar su obra número trece, Antes, paisaje sonoro con mujer mirando una ventana (Literal Publishing, 2016). No se trata de un libro de periodismo, sino de poesía. Al lado de su foto, en el cartel, se leen las siguientes palabras que pertenecen al poema inicial: “Es el primer beso lo que llega antes como una catarata de un ayer muy ayer”. Ese verso me parece que muestra el espíritu nostálgico y vivo de Mónica, de una persona que está dividida entre Argentina, su país de origen y México, el país que la adoptó. Ella ha habitado en la Ciudad de México desde el 2000 y en los días que vienen muy probablemente veremos su regreso al Buenos Aires natal.

Te puede interesar:  Poesía por Primavera, la gestión cultural de 25 años, un festival al tono de La Bota

No te fuiste a Argentina, te quedaste en México, luego vino la pandemia y te aislaste, como todos, para no enfermar de Covid. “Somos sobrevivientes de la pandemia”, me dijiste en alguna conversación que tuvimos esta semana.

Curioso que este 2 de diciembre estemos presentando tu libro, ahora sí contigo aquí, en este 2023, en el que recordaste a Roberto Bolaño y los 20 años de su ausencia, Han sido 20 años de la muerte ese escritor apátrida que pasó por México y que tú lo conociste bien porque fueron amigos. En tu libro El hijo de míster playa. Una semblanza de Roberto Bolaño apuntas: “Todas las grandes cosas que pasan en la vida suelen ser fruto de gestos prosaicos y cotidianos, casuales, inesperados. También la muerte. También las entrevistas” y ahora estamos aquí con este libro en el que reúnes 34 voces.

Así que le apostaste a quedarte un año más en México, el año pasado celebraste a Messi lejos de Argentina y el 25 de noviembre de 2020, le lloraste a Maradona a la distancia. Ahora tienes rabia por Milei y has vivido de cerca la Cuarta Transformación de Andrés Manuel. Fuiste recogiendo voces o ejemplares de lo que Roger Bartra define como el Axolote Mexicano “que es una larva capaz de reproducirse antes de metamorfosearse en salamandra y así generar una nueva especie” y que vive en una jaula con melancolía.Y aquí están tus palabras que son de otros, pero son tuyas.

Han pasado 23 años de escribir en muchos medios acá en México, de dirigirlos, de tupirlos de notas actuales y profundas y apasionadas, ahora tienes tu periódico cultural MaremotoM y eres cada día más tú, más libre y más sensible al dolor de los otros, a perdonar y perdonar tus propios dolores. Eso se lee en cada una de las conversaciones. Entender más el lado humano de los mexicanos ejemplares.

Particularmente me interesó mucho leer la entrevista a Jorge Ayala Blanco, porque ha sido mi maestro en la crítica de cine y cuando me tocó entrevistarlo yo estaba temeroso, nos sentamos en una banca afuera de una sala de Cineteca Nacional, luego de ver una película hiperviolenta de Shon Sono. A partir de ahí mi carrera como periodista cambió. «La película te dicta su propia crítica» eso recuerdo que dijo. Acá Ayala Blanco te dijo que Giménez Cacho es un actor “acartonado y abominable (…) pero funciona muy bien en el cine comercial mexicano heredado de Ignacio López Tarso” y que Emilio García Riera fue su enemigo: “Era un psicótico que quería acumular toda la opinión cinematográfica, fue uno de mis enemigos menos queridos. Ya estaba grandecito como para andar preguntando: -Perdón, señor, ¿me puede gustar esta película? Es ridículo. Yo miro a gente como José de la Colina o Pérez Turrent con horror. Fue gente ligada al poder que cuando yo empecé a tener un mínimo de importancia se dedicaron a burlarse de mí. Emilio García Riera tenía una revista llamada Dicine, que luego se la quedó Nelson Carro, donde había una sección especial dedicada a insultar a Ayala Blanco. Era un estímulo, qué bien. Voy bien, sentía yo”.

En este libro hay conversaciones que nos dicen que has vivido escuchando a los otros. Ahora son inmortales y son ejemplo del valor del periodismo, que para muchos escritores es visto desde arriba, tú no, tu dignificas y lo engrandeces a diario. En fin Mónica, qué gracias por este libro, por estas lecciones de periodismo y por esta ocasión.

 

Comments are closed.