Patti Smith

Patti Smith recuerda a Roberto Bolaño en Guadalajara: está en mi conciencia siempre

Al mediodía de este martes, 27 de febrero, Patti Smith dio una conferencia de prensa en el Paraninfo de la UdG, por su performance y exposición Correspondences, que trae a la FIM de Guadalajara junto con Soundwalk Collective. ¿Por qué la cantante tardó toda una vida para venir a tierras tapatías?¿Qué le diría la Patti de 77 años a la de 17?¿Y qué piensa de Roberto Bolaño, ese escritor chileno que pasó por México, que ella no conoció pero que tanto admiró, si estuviera vivo este 2024, en el que tendría 70 años?

Ciudad de México, 28 de febrero (MaremotoM).- No deja de sorprenderme que ésta sea la primera vez que Patti Smith, esa icónica cantante de la contracultura estadounidense de los años setenta, venga a Guadalajara. La ciudad que alberga la feria de libros más importante de habla hispana, la tierra donde habitan los fantasmas de Juan Rulfo y Juan José Arreola. Ese lugar del bajío mexicano que está lleno de arte por todas partes.

Temprano subió una foto a su cuenta de Instagram, donde confirmó eso que me dijo el director de la Feria Internacional de la Música (FIM), Sergio Arbeláez, a mediados de enero pasado: “Es la primera vez que viene Patti Smith a Guadalajara”.

Patti Smith
La poeta y cantante casi queda atrapada en el mural de José Clemente Orozco. Foto: José Antonio Monterrosas Figueiras.

Efectivamente, ésta es la primera vez que visita la capital del estado de Jalisco la también poeta, que minutos después del mediodía, entró al Paraninfo de la Universidad de Guadalajara, ubicado en la esquina de las calles Enrique Díaz de León y Juárez, luego de una caminata desde su hotel, a un par de cuadras del punto de encuentro con la prensa, acompañada de Stephan Crasneanscki, el hombre altísimo, artista fundador del Soundwalk Collective, con quien presenta este miércoles, 28 de febrero, el performance Correspondences, en el primer día de actividades de la FIM, que sucederá en el Conjunto Santander, durante los siguientes cuatro días de esta semana.

“Guadalajara es una ciudad hermosa, con una gran energía y una bella luz. Lo lamento sólo hablo inglés, pero espero puedan sentir mi emoción y felicidad de estar aquí rodeada de un arte tan revolucionario”, expresó la también artista visual mientras miraba la bóveda del Paraninfo y al mismo tiempo abría los brazos maravillada del mural “El hombre creador y el rebelde”, de José Clemente Orozco, que se encuentra en ese espacio donde han pasado diversos personajes de la cultura y el arte.

Patti Smith trae a Guadalajara una muestra de arte inmersiva, en el que reúne poesía, cine y música, el cual es un proyecto especial comisionado por el Teatro Colón de Bogotá, donde tuvo su premier mundial el año pasado y ahora viene a tierras tapatías, para luego viajar a la Ciudad de México. Smith hace mancuerna con Soundwalk Collective, un colectivo internacional de arte sonoro experimental fundado en 2001 por Stephan Crasneanscki, a quien se unió Simone Merli en 2008 y con quienes han realizado discos como el “Peradam”, del 2020.

Patti Smith
Guadalajara es una ciudad hermosa, con una gran energía y una bella luz. Foto: Instagram

“Hay una universidad con 320 mil estudiantes, que tiene una inversión tan absolutamente obvia, en la extensión cultural de sus estudiantes, con una formación integral, que ofrece unos espacios envidiables para cualquiera estudiante latinoamericano o estudiante del mundo, que puede bajar o subir unas escaleras de un complejo y estar en una Cineteca, en una sala como la Plácido Domingo, donde será el performance, en una Sala 3 donde vamos a estar con una exposición y que estoy seguro que si se quedaran una semana más, estarían haciendo cosas en la Sala 1 y en la Sala 2 y en la biblioteca”, señala un tanto irónico Santiago Gardeazábal, el curador de la exposición Correspondences, cuando le pregunto por qué decidieron que después de Bogotá viniera Guadalajara.

Te puede interesar:  LIBROS DE LUNES | El pasado anda atrás de nosotros, de Juan Pablo Villalobos

Entre todas las preguntas de los medios de comunicación ahí reunidos, le lanzan una cuestión lúdica, sobre qué le diría la Patti Smith, de 77 años, a la Patti Smith joven. Entonces responde: “Yo era muy arrogante cuando era joven. Yo me diría a mí misma de joven, sé agradecida todos los días. Se agradecido toda la vida, por la oportunidad de hacer lo que haces, por la gente que aclaró el camino para ti, que te enseñó. Sé agradecido. Pero en términos de gratitud sólo puedo decir gracias a todos ustedes por traer nuestro trabajo”.

Así que como la exposición y el performance que trae Patti Smith junto con Soundwalk Collective, es un proyecto que reflexiona sobre la cantidad de especies de animales y áreas naturales que han desaparecido desde que ella nació, en 1946, a la fecha, le pregunté sobre qué opinión tenía respecto a la construcción en la selva maya de un tren, el Tren Maya (esa obra emblemática del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que según activistas de la organización Sélvame del Tren se han talado más de 10 millones de árboles en el sureste de México). Pero dijo, puntual, que no podía contestar esa pregunta porque no tenía conocimiento al respecto.

Las últimas palabras en la conferencia de prensa de aquella cantante de melodías clásicas como “Because the nigth”, “Dancing Barefoot” o “Smells Like Teen Spirit”, fueron dedicas a Roberto Bolaño, tras mi tercera pregunta -y última- que fue respecto a: “¿qué piensas tú, Patti, acerca de si él estuviera vivo, tendría setenta años igual que tú?”. Es que el año pasado se cumplieron 20 años de la muerte de Roberto Bolaño.

Entonces dijo, emotiva, como trayendo a su memoria ese momento, tal vez sucedido en esa habitación de hotel donde se tomó una foto que luego subió al Instagram y la que acotó: “Este es un saludo desde Guadalajara, un lugar donde nunca he estado”. Ahí, en la soledad de ese cuarto, posiblemente antes de abrir la ventana para mirar la mañana soleada que estaba allá afuera, vibrante, en la que periodistas le iban a estar preguntando, más tarde, lo mismo de siempre.

“Es gracioso”, hace una breve pausa y continúa: “porque esta mañana estuve de repente muy triste, por un momento me di cuenta, pensé, estar en México, pensado en Roberto (Bolaño), que murió a los 50, después de solo hacer la primera parte de una de las obras maestras de la literatura, 2666, y solo hoy estaba cerca de las lágrimas. Si pudiera haber seguido viviendo que hubiera pasado en este libro, que se supone contenía los secretos del mundo. Pienso en Roberto mucho, no hubo oportunidad conocerlo, pero está en mi conciencia siempre”, terminó.

Fuente: Revista Los Cínicos / Aquí:

Comments are closed.