Ana Romero

Una mujer bella es una mujer pública: Ana Romero

Es la historia de Miss México, llamada María Teresa Landa, que primero es hermosa y luego una asesina, cuando mata de varios tiros a su marido. Le pregunto a Ana Romero, autora de Venus Triste (Grijalbo), si cuando un hombre es asesinado hay un cierto sentido de justicia y me contesta que sí. También le indico que la novela tiene un tono melancólico inevitable.

Ciudad de México, 7 de diciembre (MaremotoM).- Estamos frente a un libro fantástico, que ya ganó el premio a novela histórica, realizado por el Claustro Sor Juana y Penguin Random House. Se trata de una historia del pasado y también con un cierto sentido feminista que la hace atractiva y urgente de leerla.

Es la historia de Miss México, llamada María Teresa Landa, que primero es hermosa y luego una asesina, cuando mata de varios tiros a su marido. Le pregunto a Ana Romero, autora de Venus Triste (Grijalbo), si cuando un hombre es asesinado hay un cierto sentido de justicia y me contesta que sí. También le indico que la novela tiene un tono melancólico inevitable.

“Al terminarlo me di cuenta que no fue consciente, pero así salió la melancolía. El personaje y sus circunstancias me llevaron para allá. También está el asunto de que fue escrito en buena parte en pandemia y el mundo entero estaba como tristón y claro se imbuyó ese sentimiento en lo que estaba escribiendo”, dice la autora.

ENTREVISTA EN VIDEO A ANA ROMERO

Claro que Venus triste no es una biografía, pero la escritora tiene empatía con su personaje: “Eso es lo más bonito de la novela histórica, que te tienes apegar a los hechos los lugares, las fechas y tal, pero la novela de ficción no engaña y creo que se nota muy claramente que mi empatía estaba con María Teresa. Sé que es una asesina y todo, pero es alguien que yo quiero que gane. Quiero que logre sonreír nuevamente”, dice Ana Romero, nacida en La Piedad, Michoacán. Estudió la licenciatura de Psicología en la UAM. Además de escritora para niños y jóvenes, se ha desempeñado también como guionista de cine y televisión. En 2011 recibió el Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada por Puerto libre. Historias de migrantes. En Ediciones El Naranjo ha publicado el poemario Trenes y la novela El fantasma de la casa del lago.

Ana Romero
Editó Grijalbo. Foto: Cortesía

“Es muy fácil conocer la historia de María Teresa Landa porque fue un asunto muy público, ¿no? Entonces es muy fácil spoilearse el libro, pero yo quería darle una vuelta y quería que no fuera solo eso; no es sólo la historia de María Teresa es también la historia de cómo se construyó la novela de María Teresa y cómo lo miro ya desde acá, me parecía importante cómo miramos la historia. Es muy fácil juzgar a una mujer desde mi circunstancia mirando hacia el pasado, pero creo que no es del todo honesto hacerlo y creo que hay que contextualizar y por eso sale tanto esa voz del narrador diciendo, pero ojo”, afirma.

Te puede interesar:  Poesía por Primavera, la gestión cultural de 25 años, un festival al tono de La Bota

¿Qué pasa cuando muere un hombre?

“María Teresa fue denominada como uxoricida, no sólo era una asesina, sino también una mujer muy mala que se atrevió a matar a su marido. Si hubiera sido un hombre matando a su mujer se lo pone como crimen pasional. Se nos ha olvidado que las mujeres somos personas y hay un montón de mujeres que tienen las mismas pasiones, los mismos defectos. En la completitud de la palabra con un montón de defectos, pero también con un montón de virtudes y también con cierta posibilidad de liberación”, expresa Ana.

Ana Romero
María Teresa fue denominada como uxoricida, no sólo era una asesina, sino también una mujer muy mala. Foto: Cortesía Facebook

Romero es guionista y cuenta en la entrevista que “cuando estamos creando los personajes para los audiovisuales partimos de unos postulados como muy básicos: dónde vive, qué come, cuánto mide y eso traté de hacer con María Teresa, pero también traté de hacerlo con Moisés. Fue como darles esta esta calidad de seres humanos que caminan, piensan, se mueven y se hablan de una manera muy peculiar entre ellos”.

Ana piensa mucho en el cuerpo, porque siente que es nuestra única verdadera patria. “Pienso también en lo mucho que nos molesta, porque no conozco a una mujer que esté contenta con su propio cuerpo o por lo menos no lo ha estado en muchas etapas de la vida. Estas cosas de estar delgada o estar lacia; Marilyn Monroe es una mujer que adoro, pero también creo que un fue una mujer que estuvo maldita”, dice.

“Su propio cuerpo pasa por el canon de belleza occidental, que es atroz y es cruel y no perdona; entonces una mujer bella es una mujer pública, ya por el simple hecho de serlo, porque la belleza nos han enseñado está para ser admirada, es propiedad universal. Si veo a una mujer ultra recontra guapa caminar enfrente de mí, el chip inmediato es seguro: es tonta, a pesar de todos los libros leídos”, asegura.

María Teresa Landa fue la primera mexicana que un grupo de expertos determinó como la más bella del país. “Eso debió de haber sido una carga tremenda para ella. Tenía entonces 17 años. Cuando eso ocurrió debió de haber sido una carga espeluznante, porque todavía ninguna persona tendría como la madurez emocional o mental para soportar ese tipo de cosas”, agrega.

Comments are closed.